Bienvenido al curso de Meditación Online!

 

132

6º Semana

Acerca de los efectos fisiológicos de Kriya, la técnica, básicamente es un método de control de energía vital a través del ritmo respiratorio, por medio del cual la sangre es descarbonizada y recargada con oxígeno extra. Este oxígeno adicional es transmutado en mayor energía vital, lo que rejuvenece el cerebro y los centros espinales.Es un sistema único dentro del pranayama que permite acelerar la evolución cerebral y del sistema nervioso integral, logrando en 3 años el equivalante a lo que la naturaleza demora 1 millón de años de lenta evolución en producir, para lograr la Conciencia Cósmica.
Al detener la acumulación de sangre venosa, se evita el deterioro acumulativo de los tejidos. De acuerdo con los maestros yoguis, durante las prácticas avanzadas este aporte de vitalidad adicional permite transmutar las células en energía pura. Es un tema que requiere de investigación científica seria. De acuerdo con esta afirmación, este proceso permitiría la teletransportación de los yoguis mediante la simple concentración mental.
La práctica de Kriya estimula la neuroplasticidad y regeneración neuronal, multiplicándose las sinapsis, por lo que se incrementa el coeficiente intelectual. Produce un cerebro superior capaz de soportar el paso de altas energías. En estado normal el cuerpo genera entre 20 a 100 watios. De acuerdo con los yoguis, la técnica en etapas avanzadas permite soportar la descarga de 1 billón de watios, emitidos por la Conciencia Cósmica, que el individuo es capaz de atraer como si fuera una antena. Este manejo de las energías otorga al yogui una serie de fenomenales poderes mentales telepáticos y telequinéticos.
Pero para lograrlo, el adepto debe ejecutar un número elevado de kriyas en su cuerpo, para alcanzar la evolución de un millón de años en su cerebro en la presente vida. Para esto debe dedicar 8 horas diarias, durante cuatro años, a la práctica de la técnica. Un esfuerzo que pocos pueden alcanzar a realizar. Igualmente ejercitaciones de 10 minutos a 2 horas de duración diarias, producen importantes mutaciones en la evolución del sistema nervioso humano y significativos avances y experiencias espirituales.
Kriya Yoga se basa en la respiración, en las ondas cerebrales y en la bioenergía circulando a través de la médula espinal. La respiración actúa de conector entre la mente perceptiva y el alma. El cerebro perceptivo, a su vez, lo es entre los órganos de los sentidos y la mente. La mente inferior se encuentra ubicada en la espina dorsal y en ella se reflejan todas nuestras acciones físicas, por medio de los órganos de los sentidos y el sistema nervioso.
Mediante la respiración hacemos la transición desde la mente inferior a la superior en el cerebro y, desde allí al alma, mediante el chakra sahasrara, para luego proceder inversamente y completar un circuito, que equivale a un año de evolución normal de la bioenergía a través de
nuestro sistema medular y cerebro. Esto se cumple durante un ciclo de respiración de medio minuto. Por lo que practicando Kriya durante 8 horas diarias, durante 3 años, se logra la evolución cerebral equivalente a 1 millón de años solares. Este es el tiempo que, según los rishis (sabios de la India), calcularon que el sistema nervioso humano demora en refinarse, para poder soportar a la Conciencia Cósmica.
Acerca de Kriya Yoga dice el sabio Paramahansa Yogananda, fundador de la Self-Realization Fellowship, con sede en Los Ángeles, California, en su libro “Autobiografía de un Yogui, que: “Kriya Yoga significa unión (yoga) con el Infinito por medio de cierta acción o rito…
Kriya Yoga es un simple método psicofisiológico por medio del cual la sangre humana se libera del anhídrido carbónico y recibe una cantidad suplementaria de oxígeno. Los átomos de este oxígeno adicional son transmutados en energía vital, la cual rejuvenece el cerebro y los centros de la médula espinal.
Suspendiendo la acumulación de sangre venosa, el yogui se hace capaz de aminorar o prevenir el desgaste de los tejidos. El yogui ya experimentado transmuta sus células en energía pura.
Elías, Jesús, Kabir y otros profetas fueron maestros en el uso de Kriya, o de una técnica semejante, por medio de la cual ellos hacían que sus cuerpos se desmaterializaran a voluntad…
Kriya es una ciencia antigua. Lahiri Mahasaya la recibió de su gurú, Babaji, quien la redescubrió y simplificó, después que ésta permaneció perdida durante largas edades…
Babaji le dijo a Lahiri Mahasaya: -El Kriya Yoga que estoy ofreciendo al mundo por conducto tuyo, en este siglo diecinueve, es una resurrección de la misma ciencia que Krishna dio a Arjuna hace miles de años, y la cual fue conocida posteriormente por Patanjali, Cristo, San Juan, San Pablo y otros discípulos-…
Krishna, el profeta más grande de la India, dice del Kriya Yoga en una estrofa del Bhagavad Guita: “Ofreciendo el aliento inhalado en aquel aliento que se exhala, y ofreciendo el aliento que se exhala en aquel que se inhala, el yogui neutraliza estos dos alientos; de este modo libera el prana del corazón y lo pone bajo su control”.
Su interpretación (dice Yogananda) es ésta: “El yogui previene el desgaste del cuerpo por medio de una provisión adicional de energía vital y contrarresta los cambios causados por el crecimiento en el cuerpo, mediante el control de apana (corriente eliminadora). Neutralizando así tanto el desgaste como el crecimiento, el yogui aprende a controlar la energía vital…
La batería del cuerpo del hombre no está sostenida por el alimento grosero (pan) únicamente, sino por la vibración de la energía cósmica (Palabra o AUM).
El poder invisible fluye al cuerpo del hombre a través del bulbo raquídeo. El sexto centro del cuerpo se encuentra en la parte posterior del cuello, por encima de los cinco chakras espinales (chakra, en sánscrito, significa rueda o centro de fuerza de radiación).
El bulbo es la principal entrada de la energía vital universal al cuerpo, y está directamente conectado con el poder de la voluntad del hombre, concentrado en el séptimo centro o centro de la Conciencia Crística (Kutastha) u ojo único, ubicado en medio de las dos cejas.
La energía cósmica es luego almacenada en el cerebro como una fuente de infinitas potencialidades, poéticamente mencionada en los Vedas como el “loto de mil pétalos de luz”.
La Biblia invariablemente se refiere a Om como el “Espíritu Santo”o la fuerza invisible que divinamente sostiene a toda la creación”.
Sobre Paramahansa Yogananda, cabe decir que sus centros de Autorrealización se encuentran en casi todos los países del mundo y el gobierno de la India, reconociendo el mérito de su labor y enseñanzas, emitió un timbre postal con su imagen. De esta forma, la India homenajeó a uno de sus más grandes filósofos y maestros del Kriya Yoga del Siglo XX.
La Self-Realization Fellowship no es una secta religiosa, su objetivo es la difusión de las técnicas del Yoga y sus miembros conservan sus creencias religiosas originales.
Otra estrofa del Guita dice: “El hombre adiestrado en la meditación llega a ser eternamente libre cuando, al buscar la Suprema Meta, logra retirarse de las distracciones externas, fijando su mirada en el interior, a nivel del punto medio del entrecejo; neutraliza las corrientes de prana y apana que fluyen en la nariz y los pulmones; controla su mente sensoria y su intelecto, y destierra de sí el deseo, el temor y la ira”.
El Kriya Yoga es mencionado dos veces por el antiguo sabio Patanjali, el mejor y más grande entre los exponentes del Yoga, quien escribió: “Kriya Yoga consiste en la disciplina física, el control mental y en meditar en OM”.
Patanjali habla de Dios como el Sonido Real Cósmico de Om, escuchado en la meditación. Om es el Verbo Creador, el sonido del Motor Vibratorio, el testigo de la Divina Presencia.
Patanjali se refiere por segunda vez al control de la energía vital, o técnica de Kriya, de esta manera: “La liberación puede ser obtenida por medio del pranayama, que se obtiene disociando el curso de la inspiración y la expiración”.
Precisa Yogananda en sus comentarios que: “Kriya Yoga es un instrumento por medio del cual la evolución humana puede ser acelerada y favorecida – solía decir a sus discípulos Sri Yukteswar (a su vez discípulo de Lahiri Mahasaya y éste, discípulo de Babaji).
Los antiguos yoguis descubrieron que el secreto de la conciencia cósmica está íntimamente ligado con el dominio de la respiración. La
energía vital, que generalmente es absorbida en la mantención de la actividad del corazón, debe ser liberada a favor de actividades superiores, empleando el método de calmar y silenciar las demandas ininterrumpidas de la respiración.
El Kriya yogui dirige mentalmente su energía vital, haciéndola ascender y descender alrededor de los seis centros espinales (el medular, cervical, dorsal, lumbar, sacral y coccígeo), los cuales corresponden a los doce signos del Zodíaco, el hombre cósmico simbólico.
Con medio minuto que la energía revolucione alrededor del sensitivo cordón de la espina dorsal del hombre, se efectúan grandes y sutiles cambios en su evolución; ese medio minuto de Kriya equivale a un año de desarrollo espiritual natural.
Mil kriyas practicadas en un lapso de ocho horas, le ofrecen al yogui en un día el equivalente de mil años de evolución natural; 365.000 años de evolución en un año. En tres años, un kriya yogui puede completar, por medio de un autoesfuerzo inteligente, los mismos resultados que la naturaleza al cabo de un millón de años
El cuerpo de la persona común y corriente es semejante a una lámpara de 50 watios, imposibilitada para recibir la descarga de un billón de watios que se genera por la práctica intensa del Kriya”.
Define Yogananda que: “Desatando el cordón de la respiración que ata el alma al cuerpo, Kriya sirve para prolongar la vida y expandir la conciencia hasta el infinito”.
Usando las técnicas de concentración mental y meditación más avanzadas que se conocen, el objetivo es la producción de superhombres, con desarrollo total de sus facultades mentales.

Videos

Lecturas

Hojas de Práctica

 Práctica Formal en formato word – Escaneo corporal, Yoga, Mettá, Meditación Sináptica    

Práctica Informal en formato word – Cualquiera (Conciencia simple, caminar con atención, comer, estudiar…, etc.)

Materiales complementarios relacionados con el tema de esta semana

5

 Para que se comprenda totalmente la Noble 5º Verdad, es el pensamiento el que dispara la bala  que mata y asesina al inocente. Y para que éste pensamiento tenga lugar, todos los demás seres humanos en el mismo momento lo aceptan con su indiferencia.

Todos estamos interconectados internamente. Si la paz plena fuera una Fuerza predominante en la Humanidad, nadie pensaría siquiera en matar. Pero la verdad, es que el odio es lo que predomina, y el odio siempre mata y asesina. Sigue leyendo →

barra

Prácticas guiadas

barra

return.gifsiguiente

Semanas     1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

Para hacer que una lámpara este siempre encendida, no debemos de  dejar de ponerle aceite.

Madre Teresa de Calcuta