roberto-132

132

2º Semana

La palabra Vipassana no tiene traducción exacta al castellano. Muchos maestros la han traducido como Visión cabal, o sea, una clase de observación esclarecedora que posibilita ver la verdadera realidad detrás de las apariencias. Esta visión supone trascender las interpretaciones y descripciones de la mente discursiva.
La meditación Vipassana puede ser practicada sentado y de pie:
Vipassana sentado
• Siéntate en la postura que estés más cómodo: postura del sastre, de medio loto, loto, zazen o sentado.
• La columna vertebral debe estar muy derecha, la barbilla algo recogida para que la nuca esté estirada.
• No dirijas la respiración, déjala fluir con naturalidad por la nariz, con la boca cerrada. Observa como se produce este proceso sin intervenir en absoluto. Observa cuando te llenas y cuando te vacías, cuando entra el aire rozando las aletas de la nariz y cuando sale algo más caliente. Nota si tu respiración es larga o corta, agitada o relajada, profunda o superficial. Intenta percibir ese instante de quietud en el que la inhalación llega a su fin y a la quietud antes de convertirse en exhalación. En ese punto de equilibrio cuando la inhalación concluye para convertirse en exhalación o cuando ésta termina para convertirse en inhalación, es cuando todo se serena y encuentras la vivencia de tu ser.
• Para mantener la mente pendiente de la respiración, deja que todos los pensamientos que te llegan a la mente, salgan de ésta como el aire que respiras.
• También puedes contar las inhalaciones en ciclos de 1 al 10 con el fin de ir mejorando tu concentración. Al exhalar no cuentes. Te puede ayudar el visualizar el número cada vez que inhalas. Cuando exhalas borras la imagen del número. Si pierdes la cuenta por desconcentración, empieza a contar desde el principio.
• Alternativamente puedes llevar tu concentración al movimiento del vientre con cada respiración. Siente como el abdomen se hincha y como se contrae.
• Si te distraes o sientes alguna molestia en tu cuerpo, obsérvalo sin emitir ningún juicio ni análisis, sin entrar en el agrado o desagrado de lo que te ocurre. Luego vuelve, dulcemente a la concentración principal en tu respiración.
Vipassana de pie
• La postura para caminar es con la columna y la cabeza derechas, los brazos bien relajados, sueltos a los costados del cuerpo, permitiendo que se muevan con naturalidad.
• Antes de empezar a caminar, toma conciencia de tu cuerpo detenido y de cómo estás respirando.
• Luego toma consciencia de la intención de empezar a caminar, y a continuación toma consciencia de cada uno de los movimientos de cada pie: levantándolo, desplazándolo, haciendo contacto con el suelo y posándolo. Sigue paso a paso, concentrado en cada tramo del proceso de caminar.
• Cuando llegues al final del recorrido fijado, toma consciencia de la intención de detenerte; después, de la intención de girar y del giro mismo; más tarde de la intención de empezar de nuevo a caminar y de hacerlo
con todos los detalles señalados anteriormente. Cuando desees parar, debes tomar antes consciencia de la intención de realizarlo, y luego detenerte.
Budismo Theravada
Theravada, vocablo en lengua Pali que significa “Doctrina de los ancianos” (thera: ancianos y vada: doctrina o palabra), cuyo fundamento aparece en el Canon Pali, que es considerado el registro más antiguo y fiel de las enseñanzas del Buda Sakyamuni (Siddhattha Gotama).
De la tradición Theravada emanan la Meditación Samatha y la Meditación Vipassana. Meditación
En las enseñanzas del Buda al hablar de meditación se habla de bhavana, que significa “cultivo” o “desarrollo”. Se identifica con precisión como el cultivar y desarrollar las propias capacidades psicomentales para superar la insatisfactoriedad de las circunstancias internas y externas. Insatisfactoriedad que a su vez, es consecuencia de una expectativa basada en una percepción incorrecta de la realidad. Este cultivo o desarrollo tiene esencialmente por objeto corregir esa percepción incorrecta, y su práctica comprende dos grandes ramas denominadas respectivamente Samatha y Vipassana.
Meditación Samatha
Samatha significa “serenidad”, “calma”, “sosiego”, “tranquilidad”. La meditación Samatha, o meditación de serenidad, persigue la realización de estados de conciencia que se caracterizan por un grado cada vez más elevado de serenidad y sosiego de la mente.
Comprende dos factores: la consecución de un máximo grado de concentración mental y el apaciguamiento de los procesos psicomentales. Esto se realiza mediante una concentración progresiva de la atención en la que la mente, replegándose sobre sí misma, va excluyendo todos los estímulos sensoriales y los procesos mentales de la consciencia.
En la meditación Samatha se distinguen ocho grados progresivos de abstracción o absorción mental, llamados Jhanas, que en pali significa literalmente “meditaciones” o “contemplaciones”.

¿Qué es el Estado Alfa?
Cuando nos relajamos ocurre que nuestras ondas cerebrales disminuyen la velocidad hasta la frecuencia menor que llamamos Alfa. Así como las ondas Beta se hallan asociadas con estar en actividad, el estado Alfa se experimenta como sentimientos de bienestar, en particular, de no estar sometido a presión. Si disminuimos la velocidad aun más que en Alfa (debajo de 7Hz) entramos en la onda de longitud Theta, el estado semidormido o de sueño. Cuando estamos en un sueño profundo y sin actividad onírica nuestras ondas cerebrales han disminuido la velocidad hasta 0,5 y 4 Hz, que es la amplitud Delta.

Alfa es el estado de conciencia más agradable. De hecho, ha sido vinculado al estar despierto, aunque en un cuerpo dormido. En otras palabras, una combinación de mente serena, despejada, libre de tensión, y un cuerpo que esta totalmente relajado. Es este estado Alfa el que es facilitado por la meditación y que a veces se menciona como el espacio meditativo. Y es en este espacio Alfa que la tensión se evapora, las baterías se recargan, los estragos de la tensión cotidiana son reparados y experimentamos una sensación de individualidad y de bienestar, de estar absolutamente bien con el mundo.

Así pues, el “Estado Alfa” es el estado de relajación y vigilia tranquila, acompañado de una concentración relajada y de estimulación sensitiva, especialmente de sonido e imágenes. Se caracteriza por un aumento de las ondas cerebrales alfa y se acompaña de sensación de tranquilidad, libre de tensión y de ansiedad.

El cortex cerebral

De todos los mamíferos, el cerebro del homo sapiens-sapiens se caracteriza por el desarrollo de lo que se llama “cortex cerebral” que es la parte más exterior del encéfalo y que tiene una textura rugosa de color blanco ligeramente grisáceo, parecida al aspecto de la mitad de una nuez. Gracias al cortex, tenemos pensamiento abstracto, creencias y capacidad de previsión de futuro, entre otras cosas. Precisamente es el cortex cerebral lo que diferencia a la especie humana del resto, en cuanto al sistema nervioso se refiere.

En segundo lugar, debemos apreciar que nuestro cerebro funciona básicamente con energía bio-químico-eléctrica. Aunque la potencia de la electricidad que manejan nuestras neuronas es baja (se mide en milivoltios), dicha potencia le es suficiente para procesar, manejar, distribuir y usar cantidades ingentes de información y generar multiplicidad de respuestas (casi infinitas en posibilidades).

El descubrimiento de las frecuencias cerebrales

Poco después de la II Guerra Mundial, un psiquiatra alemán, profesor de la Universidad de Viena, llamado Hans Berger (1843-1941) demostró con un aparato “amplificador” al que se bautizó como electroencefalógrafo que existía un potencial eléctrico (oscilaciones de tensión) en el cerebro humano. Antes que él, el médico inglés Richard Caton (1842-1926) demostró potenciales parecidos en perros. Los primeros tipos de frecuencia que se descubrieron fueron las “alpha” y las “theta”. Más tarde se completarían con investigaciones que completaron la gama de registro del electroencefalógrafo.

Cada tipo de onda se traduce en un estado psico-neuro-fisiológico diferente. Es decir, nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestra actividad física y fisiológica es completamente diferente en cada uno de estos estados o frecuencias. El tipo de substancias neuro-químicas y hormonas vertidas al flujo sanguíneo varía según el tipo de frecuencia. Y tanto según la presencia y cantidad de dichas substancias como el estado de ánimo que tengamos, interactúan entre sí para producir un estado físico-fisiológico-mental-comportamental final.

El Estado Alfa es apropiado para aprender a gran velocidad, leer velozmente, concentrarse y memorizar más, relajarse, meditar y, en general, toda actividad de reflexión. Es posible alcanzar este estado sin mayores complicaciones ni filosofías.

TECNICAS

Tecnicas para llegar al Estado Alfa Existen distintas técnicas para llegar a un nivel Alfa, todas ellas efectivas, para entrar en el estado de relajación. Le proponemos la de “contar”: Cuando se despierte por la mañana, vaya al baño si lo necesita y regrese a la cama. Ponga el despertador para que suene quince minutos después (por si se queda dormido durante el ejercicio) Cierre los ojos y dirijalos hacia arriba, detrás de los parpados, en un angulo de 20 grados. Esta sola posición induce al cerebro al producir el nivel Alfa. Ahora, lentamente , a intervalos de dos segundos, cuente en forma regresiva de cien a uno. Concéntrese en esta sencilla tarea. Use el método de contar del 100 al 1 a lo largo de diez días. Después cuente únicamente del 50 al 1 luego 25 al 1, diez mañanas cada pasado. Para salir de Alfa utilice el siguiente modo (le proporcionara mayor grado de control y evitara una salida espontanea), diga mentalmente: “Saldré lentamente mientras cuento del uno al cinco, y me sentiré totalmente relajado y mejor que antes. Uno … dos…. prepárate para abrir los ojos… tres… cuatro….cinco… ojos abiertos…. completamente despierto y sintiéndome mejor que antes.”

Una vez que hayas aprendido a entrar y salir de Alfa al despertar por la mañana (momento en que es mas fácil), aprenda a hacerlo en cualquier momento del día. Necesitara un poco mas de entrenamiento en virtud de que esta entrando desde Beta….

Siéntate en una silla confortable,con los pies descansando sobre el piso(si lo prefiere utilice la posición de Flor de Loto). Las manos caen sobre su regazo, y la cabeza erguida. Ahora concentrarse en una parte del cuerpo para relajarla. Empiece con el pie izquierdo, luego la pierna izquierda, y así sucesivamente recorra todo el cuerpo hasta el cuero cabelludo. Cuando haya aflojado las tensiones, elija un punto localizado a 45 grados, arriba del nivel de los ojos. Fije la vista en el punto hasta los parpados se sientan un poco pesados, y deje que se cierren. Comience la cuenta regresiva de 50 a 1, durante diez días. Luego pase de 25 a 1, de 10 a 1, hasta llegar a contar del 5 al 1, descendiendo siempre a intervalos de 10 días. Establezca una rutina para meditar 2 o 3 veces por día llegando al estado Alfa, dedicando aproximadamente 15 minutos cada sesión. Recomendación: Si en algún momento del día se descubre a si mismo acelerado o pensando en negativo respecto, por ejemplo, de su trabajo o las cuentas que deben pagar, obsequiele a su mente 10 minutos de esta meditación. Cuando salga de su nivel Alfa tendrá una visión mas clara y positiva de la situación.

Videos
Lecturas
Hojas de práctica

 Práctica Formal en formato word – Escaneo corporal, Yoga, Mettá, Meditación Sináptica    

Práctica Informal en formato word – Cualquiera (Conciencia simple, caminar con atención, comer, estudiar…, etc.)

Materiales complementarios relacionados con el tema de esta semana

gita1En el Hinduismo la encarnación es atribuida a aquel que ha realizado algún servicio extraordinario a la humanidad. Toda vida personificada es en realidad una encarnación de Dios, pero no se acostumbra considerar a cada ser viviente como una encarnación. Las futuras generaciones rinden este homenaje a aquel que, en su propia generación, ha sido extraordinariamente religioso en su conducta. No veo nada malo en este procedimiento; no quita nada a la grandeza de Dios, y no se hace violencia a la Verdad. Hay un proverbio urdu que dice “Adán no es Dios pero es una chispa de la Divinidad”. Sigue leyendo

barra

Prácticas guiadas

barra

return.gifsiguiente

Semanas     1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

 

La más terrible pobreza es la soledad y el sentimiento de no ser amado.

Madre Teresa de Calcuta

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar