Bienvenido al curso de Meditación Online!

132

12º Semana

¿Alguna vez te has sentido como si estuvieras cerca de un ataque de ansiedad? Estás teniendo un día regular en el trabajo y de repente sientes un hormigueo extraño en tus pies. Usted encuentra dificultad para respirar, su cuerpo se siente adormecido y antes de que usted lo sepa,
usted está tratando de hacer todo lo posible para escapar del temido ataque de pánico.
Si usted sufre ataques de pánico, recuerde que no está solo. Una de cada 75 personas en todo el mundo sufre de ataques de pánico en un punto u otro. Hay varias maneras de curar los ataques de pánico y la atención plena es sólo una técnica que ha demostrado ser útil en la lucha contra esta terrible aflicción. En este artículo, le mostraremos una breve técnica de atención plena que puede utilizar en cualquier momento y en cualquier lugar para reducir la ansiedad.
Esto es lo que debe hacer: la próxima vez que sienta el inicio de un ataque de pánico o simplemente se sienta abrumado por el estrés y la ansiedad, simplemente DETENGA. HAGA STOP! Con esto, queremos decir probar la técnica de Mindfulness S.T.O.P para traer su mente de nuevo al momento presente.
Cómo reducir la ansiedad con S.T.O.P
La técnica de atención plena de S.T.O.P es una técnica corta que ha demostrado ser extremadamente beneficiosa para mitigar los efectos negativos del estrés y la ansiedad. S.T.O.P en este caso significa:
S – detener lo que estás haciendo. Sea lo que sea, sólo para!
T – tomar algunas respiraciones profundas. Durante los próximos 30 segundos a 1 minuto, sólo tome algunas respiraciones profundas. Siga la respiración mientras inhala y exhala. Siente la respiración entrando y saliendo de la nariz. Observe la sensación en su cuerpo. Puede ser que sienta la respiración más en su abdomen o en sus pulmones.
La meditación amable de la amabilidad: Una técnica zen para alzar compasión
O – observe su experiencia tal como es. Observe los pensamientos, emociones y sentimientos. Recuérdense que los pensamientos no son hechos; No son permanentes. Observe las emociones y vea cómo se experimentan en el cuerpo. Nombre estas emociones. Puede ser miedo, tristeza, ira. La investigación indica que sólo nombrar estas emociones puede disminuir su impacto. Finalmente, observe su cuerpo y su postura. ¿Estás de pie o sentado? ¿Está sintiendo alguna molestia? ¿Tiene dolor o dolor? Simplemente observe el impacto de estas emociones en el cuerpo.
P – proceda con algo que le apoye por el momento – lea un libro, hable con su amigo, hágase una cálida taza de té. Sea lo que sea que estés haciendo, sé completamente consciente de ello.
Realice esta actividad durante 5-10-15 minutos y luego vuelva a lo que estaba haciendo originalmente. Si usted todavía se siente ansioso, simplemente repita todo el proceso. Eventualmente, notará que su ansiedad desaparece.

Videos

Lecturas

Hojas de Práctica

  •  Práctica Formal en formato word – Escaneo corporal, Yoga, Mettá, Meditación Sináptica    
  • Práctica Informal en formato word – Cualquiera (Conciencia simple, caminar con atención, comer, estudiar…, etc.)

Materiales complementarios relacionados con el tema de esta semana

percepcion

Lo que nos ata a una identidad en el mundo es nuestro cuerpo y los pensamientos que fluyen en la mente. No se puede dominar uno sin dominar ambos  a la vez, de ahí que toda forma de autodisciplina psicosomática es fundamental para alcanzar éxito en cualquier propósito y actividad.Las rutinas, el ritmo, las frecuencias, la intensidad, la fricción, la resistencia, la dirección y el sentido, integran la cadena de técnicas donde causa y efecto se unen. Cuando abandonamos la práctica, decae nuestra actividad y los medios faltan para concretar los propósitos esenciales.Sin éste trabajo interno no es posible armonizar y reordenar lo externo, de acuerdo con nuestras necesidades básicas. Sigue leyendo →

Prácticas guiadas

barra

return.gifsiguiente

  Semanas     1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.

Madre Teresa de Calcuta

Guardar

Guardar

Guardar