121 – Al servicio de la vida

el

35

 

AL SERVICIO DE LA VIDA

Por Rachel Naomi Remen

En años recientes la pregunta ¿Cómo puedo ayudar? ha comenzado a tener significado para muchas personas. Pero quizás hay una pregunta más profunda que debemos considerar. Quizás la pregunta real no es ¿Cómo puedo ayudar? Sino ¿cómo puedo servir?

Servir es diferente de ayudar. Ayudar está basado en la desigualdad; no es una relación entre iguales. Cuando ayudas utilizas tu propia fortaleza para ayudar a aquellos con menor fortaleza. Si estoy atento a lo que pasa dentro de mi cuando estoy ayudando, encontraré que siempre estoy ayudando a alguien que no es tan fuerte como yo, que está más necesitado que yo. Las personas sienten esta desigualdad. Cuando ayudamos podemos, sin darnos cuenta, tomar de las personas más de lo que podemos darles; podríamos disminuir su auto-estima, su sentido de valor, integridad, y plenitud. Cuando ayudo estoy muy consciente de mi propia fortaleza. Pero no servimos con nuestra fortaleza, servimos con nosotros mismos. Utilizamos todas nuestras experiencias. Pueden servir nuestras limitaciones, nuestras heridas, inclusive pueden servir nuestras partes oscuras. Nuestra plenitud, sirve a la plenitud de otros y a la plenitud de la vida. Tu plenitud es la misma que la plenitud en otros y la plenitud de la vida. La plenitud en ti es igual a la plenitud en mí. Servicio es una relación entre iguales.

Ayudar significa deuda, cuando ayudas a alguien ellos te deben una. Pero servir, como sanar son mutuas. No hay deuda. Yo soy tan servido como la persona a la que sirvo. Cuando ayudo tengo un sentimiento de satisfacción, cuando sirvo tengo un sentimiento de gratitud. Son cosas muy diferentes.

Servir es también diferente a reparar. Cuando reparo a una persona la percibo como dañada, y su daño requiere que yo actúe. Cuando reparo, no veo la plenitud de las otras personas, o no confió en la integridad de la vida en ellos. Cuando sirvo, veo y confió en esa totalidad. Es a lo que respondo y con lo que colaboro.

Existe distancia entre nosotros y cualquier cosa o persona que estemos reparando. Reparar es una forma de juzgar. Todo juicio crea distancia, desconexión, una experiencia de diferencia. Al reparar existe una desigualdad de experticia que puede transformarse muy fácilmente en una distancia moral. No podemos servir a distancia. Solamente podemos servir a lo que estamos profundamente conectados, a lo que somos capaces de tocar. Este es el mensaje básico de la Madre Teresa: “Servimos a la vida, no porque esté dañada, sino porque es sagrada”

Si ayudar es una experiencia de fortaleza, reparar es una experiencia de maestría y experticia. Por otra parte servicio es una experiencia de misterio, rendición y asombro respetuoso. El que arregla tiene la ilusión de ser una causa. El que sirve sabe que él o ella están siendo utilizados, y tienen la voluntad de ser utilizados en servicio a algo mayor, algo esencialmente desconocido. Reparar y ayudar son muy personales; son muy particulares, concretos y específicos. Ayudamos y reparamos muchas cosas durante nuestra vida, pero cuando servimos estamos sirviendo siempre lo mismo: Servimos a la totalidad y al misterio de la vida.

El resultado final, por supuesto, es que podemos arreglar sin servir. Y podemos ayudar sin servir. Y podemos servir sin arreglar ni ayudar. Pienso que voy a llegar tan lejos como hasta decir que, arreglar y ayudar pueden ser frecuentemente el trabajo del ego y servir el trabajo del alma. Si estás observando desde el exterior, pueden parecer similares, pero la experiencia interna es diferente. El resultado es también diferente.

Nuestro servicio, sirve a nosotros mismos tanto como a otros. Lo que nos utiliza nos fortalece. Con el tiempo, arreglar y ayudar nos drena, nos vacía. Con el tiempo nos quemamos. El servicio es renovador. Cuando servimos, nuestro propio trabajo nos sustenta.

El servicio descansa en la premisa básica de que la naturaleza de la vida es sagrada, que la vida es un misterio sagrado, con un propósito desconocido. Cuando servimos, sabemos que pertenecemos a la vida y a ese propósito. Fundamentalmente, ayudar, arreglar y servir, son formas de ver la vida. Cuando ayudas ves la vida como débil, cuando reparas ves la vida como dañada. Cuando sirves, ves la vida como como plena. Desde la perspectiva del servicio, estamos todos conectados: Todos los sufrimientos son como mi sufrimiento, todas las alegrías son como mi alegría. El impulso de servir surge natural e inevitablemente desde esta forma de ver la vida.

Por último, reparar y ayudar son la base de curar, pero no de sanar. En 40 años de una enfermedad crónica, he sido ayudada por muchas personas, y reparada por muchas otras, las cuales no reconocieron mi plenitud. Todas estas reparaciones y ayudas, me dejaron herida en forma importante y fundamental. Solo el servicio sana.

© 1996 Rachel Naomi Remen, Noetic Sciences Review, Spring 1996

Fuente: http://www.rachelremen.com/service.html

____________________

Dra. Remen es profesora clínica de medicina de familia y comunidad en la escuela de medicina UCSF (Universidad de California en San Francisco) y directora del innovador curso “El arte de sanar” que recientemente fue publicado en el US News & World Report. Es fundadora y directora del Instituto para el estudio de la salud y la enfermedad, un programa de desarrollo profesional para graduados en medicina, que inició hace 10 años. Es autora del libro, éxito de ventas: “Sabiduría de la cocina: Historias que sanan”, Riverhead Books, 1996. Su libro más reciente: “Las bendiciones de mi abuelo: Historias de fortaleza, refugio y pertenencia· Riverhead Books, 2000, es un éxito de ventas nacional. Como maestra cuenta cuentos y orador público, ella ha hablado a miles de personas en todo el país, recordándoles el poder de su humanidad, y la habilidad de utilizar sus vidas para hacer una contribución a la humanidad. La Dra. Remen tiene una historia personal con la enfermedad de Crohn desde hace 48 años y su trabajo es una mezcla única desde el punto de vista del médico y del paciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s