91 – No había pensado en eso

el

meditando

 

NO HABÍA PENSADO EN ESO

por Wes Nisker

Después de años de practicar meditación, uno de los cambios más significativos en mi vida ha sido el de la relación con mi mente. Todavía estamos viviendo juntos, por supuesto, y seguimos siendo amigos. Pero mi mente y yo ya no vivimos una relación de co-dependencia. Yo estoy retomando el control sobre mí mismo.

El cambio en nuestra relación comenzó cuando por fin admití que mi mente tenía un problema con el pensamiento. Yo era un pensador insistente, a menudo comenzando con dos o tres pensamientos desde el minuto en que me levantaba por la mañana y después pensando continuamente durante todo el día hasta el momento de ir a acostarme. Mi mente producía un pensamiento tras otro, acerca del amor, del trabajo, y por supuesto, junto con pensamientos existenciales y otros de pacotilla, pensamientos acerca de la ropa, la comida, la música, o la política. Un tema tras otro, de forma incesante y todo centrado a mi alrededor, lo que se transformó en vergonzoso y, a la vez, en opresor. El pensamiento no me dejaba “ser”- ni tampoco estar fácilmente despreocupado en cada momento. Comencé a ver a mi mente como una insegura, egoísta, persistente zorra interior que estaba robando mi felicidad y destruyendo mi vida. Por nuestra mutua supervivencia decidí solicitar una intervención.

Primero lo intenté con terapia, esperando descubrir los orígenes psicológicos de la necesidad de pensar de mi mente, después exploré algo de la terapia Gestalt del grito, agitándome y llorando, lo que sólo detuvo el flujo del pensamiento temporal; e intermitentemente, usé dogas tratando de “hacer volar mi mente” mediante un cortocircuito del cableado neuronal, hasta que finalmente lo intenté con meditación.

Resultó que la meta de la meditación no era detener el pensamiento, como yo había asumido sino por el contrario exponer la mente ante sí misma. Antes de la meditación yo había estado plenamente enfocado en el contenido de los pensamientos, en cómo manipularlos y extraer su significado. Eso era lo que yo había estudiado en la escuela y lo que nuestra cultura considera importante. Pero nadie me había enseñado cómo mirar al proceso de pensar en sí mismo o a la naturaleza intrínseca del pensamiento. Como el sabio Tibetano Tulku Urgen dijo,

La corriente de pensamientos surge a través de la mente de una persona normal que no tenga conocimientos acerca de quien está pensando, de dónde viene el pensamiento y a do va el pensamiento cuando desaparece. La persona va a ser llevada inconscientemente de un pensamiento a otro.

Seamos claros: pensar no es malo, ni tampoco un tipo de barricada contra la iluminación. De hecho, pensar es una herramienta esencial para nuestro bienestar y nuestra supervivencia. (quizás una señal de advertencia debería ponerse en los centros de meditación que diga: “Deje de pensar bajo su propia responsabilidad”)

En efecto, pensar es fabuloso. Nuestra genialidad como especie es la habilidad de crear símbolos complejos, coincidir en el significado, y usarlos para codificar nuestro conocimiento y describir nuestros metas. La función de pensar nos permite computar, razonar e imaginar y, quizás lo más importante de todo, compartir nuestro entendimiento con nuestros semejantes el lenguaje y la escritura. Nosotros incluso podemos grabar

nuestros pensamientos y pasarlos a generaciones futuras. (“¡¡Retenga ese pensamiento !!”).

Desafortunadamente, como especie hemos llegado a valorar el pensamiento a costa de excluir otros aspectos de nuestro ser. Cuanto más nos identificamos con nuestros pensamientos, más nos perdemos en nuestra narrativa personal, desconectándonos de lo que tenemos en común con otros humanos y otras formas de vida. Hemos convertido nuestro sentido de la individualidad por encima de nuestra mente pensante, quedándonos perdidos en pensamientos incorpóreos. Especialmente en nuestra Cultura occidental, donde somos nuestras cabezas.

A pesar de estar convencidos de que nuestra habilidad para pensar nos convierte, de alguna manera, en la “especie elegida”, existencialmente superior al resto de la creación, en la época moderna esta creencia está siendo desafiada. En sus cuadernos secretos, Charles Darwin se preguntaba, “¿porqué el pensamiento – lo que es una creación del cerebro- es considerado mucho más maravilloso que, digamos, la gravedad, que es una propiedad de la materia? Es sólo nuestra arrogancia, nuestra admiración hacia nosotros mismos. Coincidiendo, Stephen Jay Gould se preguntaba si un pulpo inteligente andaría por ahí orgulloso de sus ocho brazos.

Entre tanto, las nuevas ciencias cognitivas están poniendo el pensamiento en un lugar más apropiado dentro del esquema de las cosas. Las investigaciones de nuestros cerebros y el sistema nervioso revelan que la mayoría de nuestras interpretaciones del mundo, así como también nuestras decisiones, se llevan a cabo en un lugar que Daniel Dennett llama el nivel de “lo sub personal”, sin raciocinio, consciencia, pensamiento directo sobre el ser o proceso guiado. En realidad, la ciencia del cerebro revela que el pensamiento aparece mucho más tarde en la secuencia cognitiva, aparentemente para ir entretejiendo nuestra experiencia en la constante historia que nosotros nos contamos a nosotros mismos. Como un neurocientífico dijo, “no tenemos tanto una mente racional como la capacidad de experimentar la racionalización de la mente”. Nuestro pensamiento es, en su mayor parte, algo que ocurre más tarde.

Sobre valoramos nuestros pensamientos? Los científicos parecen “pensar” que sí.

Aquéllos que estudian el proceso cognitivo dicen que es una forma de organizar las experiencias, mientras que los científicos enfocados en el proceso evolutivo lo ven más como una adaptación, algo que evoluciona como la vista o como el pulgar opuesto. Una gran herramienta, amigos, pero ni el principio ni el fin de la creación.

El Buda estaría de acuerdo con Darwin y con los científicos. Él consideraba la mente como un sexto sentido y no parecía darle al pensamiento mayor o menor importancia que a la vista o la audición. Como los otros cinco sentidos, nuestro pensamiento es simplemente otra forma de leer e interpretar nuestro mundo. Y como ocurre con los otros sentidos, el trabajo principal de nuestra mente que piensa es la supervivencia.

Intentemos imaginar lo que los humanos pensaban 20.000 años atrás. Yo supongo que fue algo como “me pregunto quién va a ir a la cacería mañana” o “Los dioses quieren que me ponga barro de color rojo en la cara para que mis enemigos huyan” o “querida, ¿quién está vigilando la fogata esta noche?”. Ahora nuestros pensamientos son acerca del seguro de la salud, o las noticias alrededor del mundo o lo que a nuestro amor le gusta (también conocido como la transmisión de genes) y como dice la canción, “Sigue siendo la misma vieja historia”. En la mayoría de nuestras pantallas humanas internas, de cualquier época determinada, se trata de otro episodio de Supervivientes.

Cuando yo considero el hecho de pensar como una herramienta de supervivencia, me ayuda a desmitificar y despersonalizar el proceso. Yo veo mis pensamientos como algo genérico, endémico a mi especie, no como “Yo” o “Mí” o “Mío”.

Así que después de años de meditación, y con la ayuda de la ciencia moderna, yo tengo ahora algún entendimiento de ambos, del origen y de la naturaleza del pensamiento –y habiendo ganado un grado de libertad, ya no necesito creer en o dejarme llevar por cada uno de los pensamientos que aparecen…

Wes Nisker es coeditor de Inquiring Mind y es autor y maestro de meditación. Esta pieza primero apareció en Inquiring Mind pero también aparece en el primer capítulo de su libro Crazy Wisdom Saves the World Again (La loca sabiduría salva al mundo de nuevo). Su página en la web es: www.wesnisker.com.

© 2007 Inquiring Mind & Wes Nisker

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s