79 – Todo es Voluntad!

07q

AFIRMACIÓN DE LA SEMANA

Hoy usaré de todas mis creencias lo que es por mí y no contra mí.

“En la práctica intensa de la meditación las horas más apropiadas son las nocturnas. Al estado de meditación se lo denomina cuarto estado para diferenciarlo de los otros tres: vigilia, sueño con ensueños y sueño profundo. El yogui avanzado permanece en estado de alerta relajado durante la noche, por lo que los momentos más lúcidos para él son durante la noche y los menos conscientes son durante el día, al retornar al estado vigílico”.

Budjo Maitreya

Imagen4

imagen3TODO EL PODER VITAL SE REDUCE A LA FUERZA DE VOLUNTAD, VIVES PORQUE QUIERES

neuroyoga-1asana04

barraTu cerebro produce 80 mil pensamientos por día. Esta Fuerza es la esencia de tu Ser y destino, controlarla depende de poder silenciar la mente y reprogramar las impresiones subconscientes.

barra

META

https://neuroyoga.files.wordpress.com/2016/07/anahata.gif?w=1000

TODO ES VOLUNTAD

No importa el tipo o clase de disciplina física o mental en las que nos involucremos, siempre el común denominador en todas ellas es algún tipo de acción y para que esta tenga lugar y se desarrolle plenamente, la voluntad personal es el factor clave.

Sí, siempre es el entrenamiento de la voluntad el principal fundamento y objetivo en todo lo que hacemos. Sin voluntad suficiente ni siquiera podríamos caminar ni realizar cualquier tarea practica, inclusive las intelectuales.

Y en la medida que avanzamos en el entrenamiento sostenido y sistemático de nuestra voluntad, aprendemos a controlar nuestra mente y nuestro cuerpo. O sea, mejoran nuestras respuestas inteligentes y controladas al estímulo externo de nuestro entorno. No sólo nos convertimos en más adaptables y flexibles, sino que aprendemos a usar mejor las fuerzas que nos rodean en beneficio de nuestros deseos e intereses.

No es momento para hacer análisis filosófico acerca de la moral contenida en nuestros deseos. La cuestión básica a tratar es que, sin energía y fuerza de voluntad, estamos derrotados antes de empezar la pelea.

Un atleta olímpico, Sócrates, Platón, Aristóteles, Buda, Confucio, Leonardo Da Vinci, Einstein, Newton, así como tantos otros genios en cualquier ciencia y disciplina, se caracterizaron por haber alcanzado un elevado nivel en el desarrollo de su fuerza de voluntad. Curar mediante la concentración o mediante una droga hallada luego de miles de horas de ejercitación o experimentación, todo es fruto de un trabajo sostenido en el tiempo mediante la fuerza de voluntad.

Para algunos el éxito en la vida está condicionado al azar, a la inteligencia o a cualquier otro factor. Puede ser, no lo negaremos. Pero el único que depende todo el tiempo de nosotros, que podemos regular e intensificar, perfeccionar, es nuestra fuerza de voluntad. Y es el único capaz de hacer cambiar a todos los demás.

Sin fuerza de voluntad caemos víctimas de nuestros propios pensamientos negativos o los que nos regalan quienes nos rodean. Sólo mediante fuerza de voluntad podemos realizar un esfuerzo sostenido y polarizarnos mentalmente en forma positiva, enfocando nuestra atención sobre las soluciones y no sobre las dificultades.

Y la fuerza de voluntad, como entrenamiento que es, consiste en la fijación de un cierto número de hábitos. La reiteración de los mismos, en forma diaria, permite que mantengamos y desarrollemos una personalidad de poderosa y magnética voluntad, arrolladora. Esto es lo que necesitamos. Toda idea de debilidad, arranquémosla como veneno de nuestro interior mental. Necesitamos ser fuertes no débiles. Cuanto más fuertes seamos, en cualquier orden, mayores ventajas tendremos y por tanto, menor resistencia a la realización de nuestros objetivos y deseos centrales y motores. La debilidad es aplastada, la fuerza es respetada. Esto es básico.

Si mejoramos nuestra salud física y mental, es porque nos estamos ejercitando, porque concentramos atención en los aspectos positivos de la vida, porque queremos ir hacia delante, mejorar, progresar, evolucionar. Si nuestro cuerpo se convierte en más fuerte y enérgico, nuestra memoria se hace más rápida y nuestra inteligencia más activa, todo esto responde a lo mismo: incremento de la fuerza de voluntad. Cuando estos signos evidentes y externos están ocurriendo sobre la estructura de nuestra naturaleza, podemos estar seguros que nuestra fuerza de voluntad está aumentando, se está desarrollando.

Al realizar un ejercicio de yoga con el cuerpo, concentración con la mente, o un movimiento de artes marciales, estamos siempre bailando bajo un mismo compás: el de nuestra voluntad consciente. Y aquí aparece el segundo factor clave. Esta fuerza de voluntad, para que la podamos usar controladamente, debe ser un movimiento interno del plano de la conciencia, una acción plenamente despierta, atenta a la percepción total del momento que experimenta. Sólo así la conciencia aprende y al aprender, aumenta poder, gana control sobre el propio cuerpo, la propia mente y las circunstancias externas, incluyendo otras personas. De modo que la esencia de la acción es aprender y al aprender alcanzar control o poder. Aumentar la fuerza de voluntad propia es, por tanto, acrecentar poder en todo nivel posible. Y, bajo todo punto de vista, no es posible lograr esto sin ejercer control consciente y voluntario aplicado en la ejercitación y bajo la lógica de una disciplina determinada.

La concentración de la atención permite aumentar control, y esto desarrolla nuevas capacidades conscientes y voluntarias.

Como resultado de esta verdad, mientras no entrenemos nuestro cuerpo y mente, veremos reducirse nuestra fuerza de voluntad y nuestro poder para moldear el entorno según nuestros deseos e intereses. Crecen así, internamente, los factores conducentes al fracaso y se debilitan todos aquellos que nos permiten conquistar el éxito.

Por regla, todo lo que no usamos involuciona y decae. Más lo usamos, más se desarrolla, más se fortalece y evoluciona en nuevas potencialidades. Por no tener en cuenta esta simple regla o ley natural, atinente a nuestra biología básica, nos tropezamos con no poder hacer lo que queremos hacer. ¿Qué nos falta? Entrenamiento, disciplina, tesón, constancia, eficiencia.

La falta de autoestima acompaña a los que abandonan todo entrenamiento y ejercitación.

Y a estas alturas, es necesario comprender que el trabajo no es sinónimo de entrenamiento. Nuestras metas laborales, intelectuales, morales, espirituales y económicas, no hacen al entrenamiento. Toda forma de ejercitación psicofísica es una forma de entrenamiento y conduce a un aumento natural sostenido de la fuerza de voluntad.

Cuando nos falta energía, es porque antes hemos abandonado el entrenamiento y así hemos ingresado al círculo del decaimiento.

Siempre tendremos excusas para no entrenarnos. Pero al mismo tiempo, siempre debemos recordar que cuando hay decisión y voluntad de aumentar la propia fuerza, no hay excusa ni circunstancia externa que valgan. Si queremos, podemos.

Nada es gratis. Eso de creer que orando el dinero cae del cielo, es la mejor forma de sentirse totalmente desencantado con los cielos todo el tiempo. El éxito es resultado de pelea dura y constante, inteligente y sin tregua. Nadie cede nada gratis. Todo es fruto de transacciones interesadas. Así es la realidad del mundo y de la vida. Pensar y creer otra cosa, es engañarnos a nosotros mismos y condenarnos al fracaso. Y hasta para esto, para las transacciones interesadas, sólo lograremos obtener los mejores beneficios si poseemos fuerza de voluntad y mente atenta, inteligente y despierta, para la toma de oportunidad de momento a momento.

¿A qué se reduce nuestra vida? A juegos de poder e inteligencia. No gana el más bueno, gana el más fuerte y mejor entrenado. Claro que si entendemos que la moral superior o bondad, forma parte de la total fuerza de voluntad, ganará siempre el mejor y por tanto, el más bueno.

El bueno no es el débil, sino el fuerte. Sólo aquel que tiene toda la capacidad de apoderarse de lo ajeno, de explotar a otros, de destruir a cualquiera y no lo hace, sólo ése es bueno. El que cede porque no puede hacer otra cosa que ceder, no es bueno, es un inútil débil. Promover esta clase de cultura de masas, sirve a los intereses de los malvados que necesitan débiles para explotarlos.

También a los fines prácticos objetivos, sólo el que desarrolla y posee fuerza de voluntad, es capaz de dar, porque es quien verdaderamente tiene algo para dar.

Nuestro Siglo XXI es una puerta abierta a nuevos desafíos. Se puede acabar la vida sobre nuestro Planeta Tierra, podemos matarnos unos a otros, como también podemos desarrollar nuevas tecnologías y comprensión, y en algún momento hacer contacto con otras civilizaciones aliens, más o menos avanzadas. Estamos en una transición y los cambios se están acelerando. Una razón más para entrenarnos y estar así mejor preparados, para lo que sea. Y de paso disfrutar con el mayor entretenimiento.

Si tropieza con un problema y éste no tiene solución, no hay problema, ¡destrúyalo!

AFIRMACIONES POSITIVAS CONSCIENTES DE LA VOLUNTAD

Los pensamientos que repetimos en nuestro fondo mental consciente, acaban penetrando el subconsciente superficial y profundo, transformándose luego en acciones que se reproducen automáticamente. Esto genera una fuerza interna psicológica que guía nuestras actividades diarias y las condiciona. ¿Por qué? Debido a que regulan nuestras reacciones frente a los estímulos externos. En la medida que nuestros pensamientos repetidos o afirmaciones, contengan mayor coherencia, lograremos aproximar más los resultados obtenibles con los deseados y concretar la satisfacción de la materialización de nuestros anhelos.

Los Evangelios hacen referencia al poder de esta practica regular, con la frase “pedid y os será dado”. El problema, por tanto, no consiste sólo en realizar el pedido en la forma correcta, sino también en el contenido de tal pedido, que de llegar a materializarse no sea perjudicial, en lugar de beneficioso, para nuestros intereses inmediatos y de largo plazo.

Para que las afirmaciones fructifiquen en resultados correctos, no deben contener contradicciones en su estructura de lenguaje. Deben ser proposiciones simples y directas, apuntando directamente a los blancos específicos deseados.

Pensamientos positivos, que nos hagan más sanos y felices a nosotros y a todos los otros, son los más adecuados para ser practicados reiteradamente.

Y si prestamos atención suficiente, a lo largo de la jornada, descubriremos afirmaciones furtivas, casi totalmente subconscientes, que aparecen en forma intermitente, y se encuentran recargadas de negatividad acumulada a través de los años de nuestras experiencias. Debemos deshacerlas con afirmaciones positivas, apropiadamente contrarias. Veamos algunos ejemplos de positividad opuesta a negatividad.

No tengo éxito, soy un fracasado.
Reemplazo:
Tengo éxito, soy un ganador.

No puedo hacerlo, no soy bueno para esto.
Reemplazo:
Puedo hacerlo, si insisto aprendo cada vez más.

Estoy muy enfermo, moriré mañana.
Reemplazo:
Estoy vivo, mañana viviré un día más.

No tengo capacidad para comprender esto.
Reemplazo:
Con paciencia todo lo comprendo.

No llegaré nunca a la meta.
Reemplazo:
Cada día me acerco más a mi meta.

La vida es sólo dolor y sufrimiento.
Reemplazo:
Todo dolor es pasajero, me río de todos ellos.

Nuestro estado mental y nuestra capacidad de éxito en todo y en cualquier asunto, depende de nuestra atmósfera mental interna. Si permitimos que se llene de los negros nubarrones del desánimo y la angustia, no podremos ver el sol de nuestra alegría y realizaciones.

También en esto, debemos aplicar entrenamiento constante. Y erradicar uno a uno los pensamientos intranquilos, inquietantes y negativos, usando su opuesto. Invirtiendo la polaridad. Esto nos permite mayor dinámica en nuestras acciones y no encontrarnos obstaculizados por conflictos internos.

Observemos, atentamente, nuestro interior mental y veremos que nuestros estados de ánimo derivan de los pensamientos que afirman y generalizan un determinado estado de cosas, fijándolas sobre nuestra naturaleza. Al levantarnos, sepamos darnos una ducha interna de pensamientos positivos. Con toda fuerza digamos “soy alegría ilimitada”, “soy salud vibrando en cada una de todas mis células”, “estoy bien y en paz”, “soy más fuerte que todo problema”, “nada me derrota, porque no me doy por vencido”.

Y en la medida que usted mantenga este cuidado de su jardín interno mental, obtendrá más y mejores resultados. Sepa que sus estados de conciencia no son totalmente libres y espontáneos, dependen principalmente de lo que usted hace en su interior, de lo que decide, de lo que elige, de la sumatoria de todas las decisiones que va tomando y adoptando.

Usted es quien conduce siempre el automóvil de su vida. Mientras va al volante, sus pies sienten la vibración de las ruedas al rozar el asfalto. Así es con el total de sus percepciones físicas y mentales.

Usted va guiando y decidiendo la ruta que los estados de su conciencia siguen, mientras todo su cuerpo le responde con sensaciones e impresiones de su memoria acumulada. Usted está produciendo todo el fenómeno, todo el tiempo. Depende de usted, no de otro.

Hay múltiples factores, pero es su voluntad la que los sincroniza, ajusta, empalma, coordina. La realidad que usted siente, experimenta y vive, la decide usted momento a momento. Y en esto, mucho depende de las afirmaciones que producen sus pensamientos.

Lo negativo llega solo, porque las fuerzas destructivas aparecen cuando el orden decae. Las positivas dependen sólo de usted, porque usted y sólo usted, es la fuerza que crea orden en el conjunto de fuerzas en constante equilibrio dinámico que es su cuerpo y mente.

Usted es el factor de voluntad inteligente.

Si usted se enfoca sobre sí mismo, aumentan los niveles de orden y se crean mayores sincronías en todo acontecer interno como externo. No se rinda, use su voluntad y cuanto más la use, más disfrutará de la alegría y bondad de sus resultados controlados.

Para practicar las afirmaciones, una vez ha construido la afirmación o proposición, siéntese cómodamente, relájese, respire profundo, retenga y exhale varias veces seguidas. Luego cierre los ojos, concéntrese en el entrecejo, dos dedos por encima de los ojos y dos dedos por detrás de la frente. Así, en tono fuerte, pronuncie la afirmación, con total vigor, fuerza de voluntad, carga emocional, fe y total convencimiento y comprensión racional.

Usted debe vibrar, todo su ser debe estar focalizado en la afirmación y su contenido, debe sentirlo, debe vivirlo. Ningún otro pensamiento debe distraerlo. Usted, al cien por cien, debe estar presente en la práctica. No se distraiga. No dude. Hágalo y confíe.

Después, lentamente y controlando y suavizando la respiración al mismo tiempo, debe ir bajando el tono cada vez que repita la afirmación. Hasta que el sonido se convierta en un sonido casi inaudible. En ese exacto momento pase la repetición a su espacio mental interno, y manténgase repitiéndola por el lapso de no menos de 5 a 10 minutos.

Recuerde, usted debe estar totalmente consciente, lúcido, convencido de lo que está afirmando. Debe ser una completa realidad para su cuerpo y mente. No deben existir contradicciones y dudas. Con toda la fuerza de su Ser, usted debe convertir en verdad cada afirmación, convertirla en realidad viviente.

Si usted lo siente, lo piensa y lo quiere, puede hacer esto reiteradamente. Luego, no esté ansioso por los resultados. Recuerde, usted tira la piedra sobre el estanque que es su mente, para que esta rebote sobre la superficie, cause ondas y luego se hunda profundamente hacia el fondo.

No espere resultados inmediatos. Simplemente repita la afirmación hasta confirmar resultados. Y no salte de una afirmación a otra. Obtenga resultados. Luego experimente con otra.

Aprenda a ser paciente, como lo es el agricultor que siembra y espera meses para obtener la cosecha. Usted así genera la causa, la naturaleza de la esencia de su mente y la esencia de la realidad, le responderán con el efecto buscado y deseado, sí usted tiene paciencia, fe y constancia.

EL ÉXITO ES SU META

El hombre exitoso no es el no se desanima fácilmente, es el que no aceptó claudicar nunca ante el desánimo que las dificultades le presentaron en su camino. Únicamente así será posible para usted triunfar en la vida, en cualquier propósito o meta que se fije.

Usted en su mente debe transferir la sintonización de sus pensamientos desde el fracaso al éxito, desde el desánimo hacia la concentración. Considerando siempre cómo mejorar sus pasos para alcanzar la soñada meta.

Debe comenzar por un sueño, por un ideal, para reunir sobre ellos sus mejores esfuerzos y perfeccionarlos. Luego aprender sobre la marcha de sus propias acciones y objetivos. Esta es la forma que los grandes hombres y mujeres de acción alcanzaron el éxito. La teoría y la práctica constante, repetida, la corrección del error, el aprendizaje sobre el camino recorrido. Y jamás desalentarse.

Utilice todas las herramientas disponibles a su alcance para mejorar en sus objetivos. Anote en un cuaderno sus progresos, sus errores, sus fortalezas y sus flaquezas. Esto le ayudará a conocerse y a partir de ahí a corregir sus defectos. El camino al éxito es una transformación interna de nosotros mismos. Depende que estemos dispuestos a aceptar esta transformación, este cambio siempre positivo sobre nuestras vidas para que podamos superarnos y alcanzar a desarrollarnos en plenitud. Antes que nada debemos saber perfectamente que es lo que queremos. De lo contrario estaremos en conflicto constante y en guerra con nosotros mismos. No podremos alcanzar el éxito si no estamos dispuestos a cambiar internamente, a flexibilizarnos. Triunfar es primero un dar para luego un recibir. Es la regla de oro y es inviolable, se cumple a rajatabla. El éxito no es gratis. Es sudor y lágrimas. Se requiere disciplina, trabajo y más trabajo.

En el camino al éxito usted debe diariamente y más profundamente una vez por mes, realizar un autochequeo sobre sus rutinas y hábitos de vida, para reemplazar los negativos por otros más positivos. Dado que el éxito es el resultado de sumar hábitos cada vez más saludables y enriquecedores, que fortalecen el ánimo y desarrollan la inteligencia.

Dentro de las nuevas rutinas, se encuentran las practicas de concentración y meditación. Mediante las mismas se le facilitará conocer la mente subconsciente y superconsciente, adquirir experiencia espiritual y ampliar su percepción intuitiva. Estos conocimientos y facultades le ayudarán para conquistar más fácilmente sus metas individuales. Poseerá una mente y un cuerpo más relajado y alerta. Esto también es fruto de incorporar hábitos positivos de vida y una forma de trabajar sobre el cuerpo y sobre la mente para mantenerlos en su nivel óptimo de salud. Porque recuerde, si usted pierde la salud, fracasará en todo lo demás. La salud es lo esencial en la vida. Tener salud y saber conservarla es un éxito en sí mismo.

LO QUE TENEMOS, LO QUE NOS FALTA, LO QUE NOS SOBRA

A menos que nos encontremos en el fondo del pozo, o en otras palabras en el principio de la escalera de la vida y seamos pobres extremos estructurales, generalmente nuestra situación en la existencia es una combinación de ventajas y desventajas, que se complementan en forma simultánea.

Las personas agradecidas a Dios, prestan más atención a lo que tienen y disfrutan, que a lo que les falta. Saben que, todo puede mejorar, tanto como empeorar y eligen estar agradecidas por las bendiciones que diariamente reciben y poseen. Después de todo, es sólo gracias a lo que tenemos, que podemos quejarnos por todo lo que nos falta.

Si nos concentramos excesivamente en todo lo que nos falta, rápidamente la negatividad se apodera de nuestro fondo mental y de cada uno de nuestros pensamientos. Nuestras acciones se van transformando en más lentas y padecemos la sensación crónica que para hacer lo mismo, necesitamos más energía. En realidad, el problema es la falta de la energía. La sobredosis de carga emocional negativa, debido a una visión sobrecargada con todas las cosas que nos faltan y que por el momento, no podemos tener, nos quita la fuerza para vivir con alegría y dinamismo, reduciendo nuestra capacidad de acción.

Una perspectiva más inteligente sobre nuestros asuntos, nos permite sin embargo ver que lo que tenemos, siempre nos permite avanzar, aunque sea en pequeña proporción, hacia la zona de lo que nos falta y así progresar. Afirmándonos sobre lo que tenemos, podemos dar pasos seguros para conquistar lo que todavía no tenemos. O sea, afirmando los pies sobre lo que tenemos, podemos mirar con mayor confianza y seguridad hacia lo que no tenemos, para avanzar y adquirirlo, sin desmoralizarnos en el camino.

Otro punto que no solemos tener muy en cuenta, es todo aquello que nos sobra. Y como nos sobra, se ha convertido en un lastre, en un exceso de carga que nos impide acelerar nuestras pasos hacia el éxito futuro. Si comprobamos que ya no necesitamos, aquello que nos sobra, ha llegado el momento de proceder a deshacernos de todas las cosas que nos sobrecargan. Generalmente las conservamos por una cuestión de valoración emocional. Hay que aprender a separar y distinguir, entre aquello que no usáremos más y se ha convertido en inútil, y lo que todavía conserva algún tipo de utilidad y funcionalidad.

Pero lo que nos sobra, no son objetos sólidos. Estos son más fáciles de visualizar y analizar. De lo que debemos desprendernos es de los hábitos del pasado. En la medida que avanzamos por el camino de la vida, nuestros objetivos van variando y nuestro interior se va adaptando. Debemos saber elegir qué hábitos nos conviene conservar y cuáles no. Si logramos realizar las elecciones correctas, en forma progresiva nuestro potencial irá aumentando, por efecto de la acumulación de hábitos positivos, que nos permitan una mayor estabilidad emocional y un pensamiento más creativo y sociable con nuestro entorno.

Para aclarar el panorama, siempre es bueno y útil escribir en un cuaderno lo que tenemos, lo que nos falta y lo que nos sobra. De esta forma podremos tener una visión clara sobre cuál es nuestra situación real completa y hacia dónde nos queremos dirigir, revisando si contamos con los elementos necesarios para dar los pasos correctos hacia las futuras metas. Es una forma simple y sencilla de realizar un mapa personal, donde al poder visualizar los elementos que integran nuestra personalidad y potencial del momento, se nos facilitará reorganizar nuestras fuerzas y equipaje para encaminarnos hacia la próxima meta inmediata. Y lo más importante, podremos saber con mayor certeza cuál es ésa meta.

Lo que tenemos, lo que nos falta, lo que nos sobra, es una ejercitación intelectual, que nos permite mayor agudeza mental para poder ver dónde estamos parados. Un mecanismo para poder pensar con mayor precisión y reflexionar. Si lo podemos hacer, podemos ver no sólo dónde estamos, sino qué hay más adelante y por tanto, fijar un rumbo racional a nuestra vida inmediata futura.

Si además conservamos los apuntes del pasado, iremos viendo, en la medida que pasen los años, como hemos ido pudiendo alcanzar las pequeñas metas inmediatas y como éstas nos fueron conduciendo hacia metas mayores. Y lo importante, al ver la evolución de nuestros esfuerzos, podremos observar un trazado, una trayectoria definida. Así, finalmente, podremos valorizar cuál es el sentido y beneficio final de la vida que hemos decidido vivir, la meta última decisiva y final, tal cual la estamos viviendo.

¿POR QUÉ SOMOS INFELICES?

Los investigadores científicos llevan casi 100 años intentando descifrar los factores que causan que la gente sea más feliz o infeliz. No hay certezas absolutas, lo que hay son suposiciones con mayor o menor fundamento. Los especialistas consideran que la herencia genética determina el 50% del resultado final. O sea, somos más o menos infelices, de acuerdo con el diseño de nuestro paquete genético interno. La otra mitad del vaso de la felicidad posible lo integran otros factores, que son moldeables mediante la fuerza de voluntad.

El Yoga, al contrario, considera que todos los factores son modificables mediante la fuerza de voluntad concentrada en el tiempo y que el paquete genético no es inviolable, que sus trazas pueden ser también modificadas. El problema, es que para este punto de partida se requiere una persona absolutamente sana desde el mismo punto de partida. Alguien que naturalmente no posea sus facultades normales disminuidas, por cualquier factor interno o externo.

1 RIQUEZA

La mayor disponibilidad de dinero genera un estado de felicidad inicial, que disminuye rápidamente, cuando la persona se asegura el normal abastecimiento de casa, comida y vestimenta.

En general, la gente más rica, es más feliz. En el sentido que no padecen las diarias angustias de todas las personas que no pueden pagar sus cuentas diarias y mensuales.

Pero, una vez satisfechas las necesidades básicas, el dinero aporta su cuota de felicidad, cuando la persona se destaca por encima del círculo de sus amistades. Es decir, cuando tiene más fortuna acumulada que los demás. Y para demostrarlo, adquiere una casa más grande, un auto más costoso, y así sigue con una larga lista.

De modo que la felicidad aportada por el dinero descansa sobre una debilidad psicológica, donde el sujeto compite con los otros, y en la medida que puede demostrar una posición de superioridad, goza de una mayor sensación de placer y autoconfianza. Es el ser feliz, por tener más que otros. Claro que, con la limitación de tener más en referencia sólo a lo que el dinero pueda comprar.

Así, el dinero se encuentra relacionado con la idea de estatus, y cuánto más se posea del mismo, el sujeto experimentará mayor placer. Ser diferente y ser más que otros, nos proporciona una sensación de felicidad. Y si nuestro ser psicológico, entiende que esta es la fuente de felicidad, concentrará todas sus acciones para obtener tal objetivo. Siendo el estatus el premio a obtener, no siempre el dinero es el camino, dado que depende del perfil psicológico y cultural del sujeto. Un científico o un artista, aceptará privaciones, con tal de obtener el reconocimiento de los demás, al final del proceso.

Conclusión: no ser diferente de los otros y no tener más que los otros, son condiciones de infelicidad.

2 AMBICIÓN

¿Qué es la buena vida? Si uno hace la lista de los elementos que considera necesita para ser feliz, puede llevarse una gran sorpresa. La abundancia de dinero no será el único factor principal, aparecerán los amigos, la familia, los viajes, salud, éxito en el trabajo, etc. etc. Y el problema de la lista es que, cuando el dinero aumenta, la lista se ensancha. Psicológicamente nunca podemos así alcanzar la plenitud y el balance ideal. Más progresamos económicamente, más deseamos y más nos sobrecargamos de objetos y deseos en el frustrante camino hacia la felicidad.

3 INTELIGENCIA

Poseer una inteligencia superior al promedio, parece tampoco ser la receta perfecta de la felicidad. Personas más inteligentes, tienen también una lista de ambiciones personales mucho más larga, y debido a esto, mucho más difícil de obtener. No se contentan con lo simple de la vida. Buscan hacer lo que otras personas no son capaces de hacer. Y ser más inteligentes no significa que se lleven perfectamente bien con los demás. La inteligencia social no siempre acompaña a los que se destacan por sus dotes personales de mayor inteligencia promedio. Más inteligentes son, mayor carga de expectativas llevan sobre sí.

4 AMISTAD

De acuerdo con mediciones de satisfacción existencial, las personas que viven en barrios bajos, gozan de mayores niveles de felicidad que otras franjas de población. La razón de esto es su intensa vida social y comunitaria. El apoyo social que disfrutan les permite una sensación de mayor satisfacción en la vida, que otros grupos de población. Una demostración más que el dinero, poder, y mayor inteligencia, no son los factores determinantes para ser exitosamente felices.

5 GENÉTICA

Una parte de los genetistas cree que la sensación de felicidad que podemos disfrutar, depende de un nivel fijo de felicidad establecido por nuestro cerrado paquete interno genético. Es decir, nuestra herencia. Incluso llegan a sostener que el factor genético incide hasta en un 90%. Pero, de acuerdo con la cultura obtenida, este patrón fijo de felicidad puede convertirse en alegría o insatisfacción. Una manera elegante de no despejar las dudas. Según investigaciones científicas serias, la variación genética incide entre el 44 al 55 por ciento sobre los niveles de felicidad. Mientras que factores como los ingresos, la fe, la educación, estado civil y otros detalles, se ubican en el tímido 3%. Pero, la pequeña diferencia opera el milagro para que las personas puedan ubicarse por encima de sus niveles fijos de felicidad. También, de acuerdo con los estudios, las personas extrovertidas tienen mayores posibilidades de experimentar felicidad que las introvertidas, y las que gozan de buen humor todavía más, dado que esto les facilita la socialización.

6 BELLEZA

La gente que se siente bella es más feliz. Amarse a sí mismo es una condición esencial de la propia felicidad. Cuando nos rechazamos, odiamos y vivimos en conflicto, difícilmente lleguemos a disfrutar de escasos minutos de felicidad. Todo el tiempo lo ocupamos en estar en guerra y conflicto con nosotros mismos. Sentirse bello es básicamente encontrarse satisfecho con uno mismo. La apariencia externa ayuda, pero no es lo esencial. Pasa más por nuestras acciones y metas vitales, por nuestros avances para obtenerlas. Nos ponemos puntuaciones, y cuando no hacemos bien los deberes, tiramos la toalla, nuestro interior nos cobra el precio haciéndonos sentir más infelices. Internamente poseemos un mecanismo de premio y castigo, que opera sin descanso tiempo completo. La belleza es una armonía de factores internos y externos. En cuanto a la belleza física externa, la misma suele coincidir con rostros elevadamente simétricos, lo que indica una buena funcionalidad de los genes y esto garantiza que el sistema inmune funciona perfectamente. Los más lindos, gozan además de buena salud. Y esta es una de las razones básicas de que puedan gozar de mayor felicidad, tienen un cuerpo que funciona perfectamente. Sin embargo, la belleza exterior no lo es todo. Basta recordar el caso de Marilyn Monroe, que aparentemente, se suicidó.

7 MATRIMONIO

También, de acuerdo a estudios realizados en más de 50 países, el matrimonio favorece el estado de satisfacción interna. Las investigaciones han podido confirmar que los casados son más felices que los que permanecen solteros. Pero el efecto es corto. Dura un año antes de casarse y luego uno más después del matrimonio. El nivel de satisfacción interna retorna a su nivel normal, luego de éste período. Dependiendo de la capacidad de comprensión entre las parejas, se pueden establecer nuevos niveles positivos creados mediante el afecto y la cooperación. Incluso, las investigaciones realizadas pudieron comprobar que la unión libre, no brinda los mismos resultados de largo plazo, debido a que interviene el factor inseguridad, que no contribuye para elevar el nivel de felicidad.

8 CARIDAD

Las acciones altruistas también aportan elevaciones en nuestro nivel interno de felicidad. Ayudar a otros permite el beneficio de una sensación más intensa de satisfacción personal. O sea, ayudando, somos más felices. Bajo otro punto de vista la caridad nos permite socializar mejor con las personas de nuestro entorno. Más positivos somos con otros y los demás nos devolverán con la misma moneda. Es muy raro que un mendigo maldiga, a quien le da una moneda. De modo que la caridad es una forma activa de mayor inteligencia social, que puede permitirnos desarrollarnos con mayor facilidad y ventaja. Básicamente, nuestro futuro, en múltiples aspectos, está determinado por un inteligente intercambio de favores.

9 FE

La creencia en otra vida, en la existencia del alma propia y Dios, permiten altos niveles internos de felicidad. Cuando las personas envejecen o todas las circunstancias externas se muestran adversas, las creencias religiosas permiten resistencia, paciencia y perseverancia en los momentos más difíciles. También promueven los contactos sociales y una mayor interacción entre las personas. Asimismo, permiten deshacernos de las acumulaciones de emociones negativas, como el odio, la envida, el egoísmo, la lujuria y toda la carga de vicios que puede acumular la naturaleza humana indisciplinada.

10 EDAD

Aunque parezca contradictorio, las personas más viejas son más felices. La causa de esto es que tienen una percepción diferente del tiempo respecto a los más jóvenes. Al percibir que se les agota el tiempo de vida, optan por seleccionar mejor sus reacciones frente a los hechos simples de la vida. Apartan las emociones negativas y se concentran más sobre las positivas. De esta forma aprenden a disfrutar más intensamente y a apreciar mejor las bondades de la existencia mortal.

11 CONCENTRACIÓN

En todos los factores citados anteriormente, se destaca la reacción psicológica interna por sobre el hecho real exterior. Así como la mayor comunicación social y el apoyo de las personas que nos rodean. Estos factores son más importantes y decisivos que acumular más dinero, fama, bienes, perseguir objetivos personales y ser más bellos o gozar de mejor apariencia. Depende entonces más la felicidad de la intensidad con la que vivimos cada momento, y en menor medida de la satisfacción de nuestras expectativas. ¿Cómo se puede intensificar la percepción del momento? El método del autoanálisis es bastante costoso y no fija un patrón de hábito mental permanente, depende de otro sujeto como operador. Y los estimulantes químicos acaban provocando adicciones y una profunda infelicidad final. Lo que puede intervenir en nuestra ayuda son las técnicas de concentración psicofísicas. Mediante métodos simples, cualquier persona, y sin grandes complicaciones iniciales, puede incrementar la intensidad de sus percepciones y enfocar su mente en la observación atenta de todas sus acciones, para aprender de la mismas y corregirlas. Mediante la concentración podemos controlar nuestras reacciones y como resultado, esto nos permitirá disfrutar de mayor cantidad y calidad de momentos de felicidad. Como consecuencia, nuestra felicidad, es un estado resultante que podemos estimular, crear y controlar, haciendo posible que lo podamos disfrutar a entera voluntad.

12 MEDITACIÓN

El acto de la meditación permite un autocontrol directo sobre nuestras reacciones y estados mentales internos. En la medida que aprendemos a meditar y nos perfeccionamos, podemos crear estados emocionales de intenso gozo, totalmente independientes del exterior, y al mismo tiempo totalmente dependientes de nuestra fuerza de voluntad concentrada. Con el tiempo, esto nos permite un mayor equilibrio emocional estable, al poder disfrutar voluntariamente de un nivel de satisfacción elevado. Al aprender a desconectarnos de las sensaciones físicas del cuerpo y centrar la mente en un punto, por tiempo prolongado, nos deshacemos de las preocupaciones cotidianas, sumergimos en armonía al cuerpo y nuestro cerebro se descarga de todas las tensiones acumuladas.

Una vez hemos probado la meditación, comprendemos que no practicarla disminuye nuestro potencial de gozar felicidad interna y totalmente libre de los factores externos. Al contrario de lo que sucede en el estado de vigilia ordinaria, la mente en estado meditativo se relaja y así se armoniza. Podemos experimentar diferentes niveles de satisfacción en la rutina de nuestras acciones externas cotidianas, pero el cerebro debe realizar el trabajo de ajustarse a las variantes percepciones y crear respuestas inteligentes adecuadas. Cada respuesta correcta se encuentra acompañada por el premio de una respuesta neuroquímica interna de placer. Pero no hay descanso y así no hay gozo intenso profundo y máximo durante la interacción de las percepciones. En cambio, durante el período de la meditación, la mente puede sostenerse sobre un único objeto o diluirse por completo, mientras que todo el sistema nervioso es conducido a una relajación profunda. Meditar es el equivalente interno de un sauna o spa.

barra

Imagen1

f m ms

barra

guille-1

No se alcanza paz plena de mente sin a un mismo tiempo lograr la unidad trascendental entre el alma propia y Dios. Esta Conciencia Unificada pone término a todo mal, entendiendo al mismo como ignorancia, dado que en éste estado se comprende que toda acción que viene del mundo y del universo sólo puede llegar a uno mismo, si antes salió de uno mismo. No hay otra posibilidad en la conciencia unificada, porque no existe un adentro y un afuera, todo es esta misma conciencia. De este modo el yogui se convierte en dueño tanto de la acción como de la reacción y no hay nada que pueda afectarlo, salvo que él así lo permita. En esta estado el intelecto resplandece y la mente se ilumina con la luz del Ser único. Bajo tal situación hay paz plena y al mismo tiempo seguridad, puesto que todos los peligros quedaron sometidos. Los mismos sólo son posibles en su surgimiento, cuando hay idea de individualidad y separatividad. Donde todo es uno, no hay lugar para el bien y para el mal, no hay espacio para la dualidad.

Budjo Maitreya

sol-om-1

maitreya-1

posturas

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s