7 – Meditar a sincronización Alfa

alfa11

AFIRMACIÓN DE LA SEMANA

Con mis poderosas risas interiores me sacudo de todo pesar y malestar, las nubes negras y grises de todas las tentaciones y dolores se deshacen ante la serena ráfaga de mi bendito amigo, eterno protector, padre y madre de todos mis días, al que doy diariamente la bienvenida mediante el buen humor de mis profundas meditaciones. Mi buen Dios es mi Pastor y El me aparta de todo peligro, mal y tentación, aún en total oscuridad me da su mano y me conduce hacia la sana felicidad y salvación.

“Cada nivel de existencia está dado por una peculiar vibración de la energía externa y de la bioenergía interna. De existir otra vida la misma no podría ser percibida por la diferencia de vibración entre alta y baja, así habría un mismo espacio pero universos de existencias diferentes superpuestos. Al elevarse la frecuencia de vibración propia, la percepción resultante permite contactar nuevas realidades.Las fuerzas físicas son controladas por medios físicos, y esto constituye las ciencias, mientras las fuerzas mentales son controladas mediante concentración y meditación. Entre la electricidad y otras fuerzas físicas naturales y el pensamiento sólo existe una diferencia de vibración, todas son fuerzas y pueden ser controladas en forma externa o interna. La bioenergía psíquica consiste en la circulación de kundalini a través de la médula espinal, entre el cóccix y el cerebro, bajo el control del centro mental haciendo foco de la atención en el entrecejo”.

Budjo Maitreya

Imagen4

 

imagen3PRACTICAR CONCENTRACIÓN PERMITE QUE LA MENTE INGRESE EN SUPERCONCIENCIA

neuroyoga-1P

barraTu cerebro produce 80 mil pensamientos por día. Esta Fuerza es la esencia de tu Ser y destino, controlarla depende de poder silenciar la mente y reprogramar las impresiones subconscientes.

barra

META

https://neuroyoga.files.wordpress.com/2016/07/anahata.gif?w=1000

PENSAMIENTO Y NEURONA – Dios, lo Absoluto, el Yo real, son categorías de verdad indefinibles. En cambio, el pensamiento y la neurona, se encuentran a nuestro alcance inmediato, forman parte de nuestra realidad subjetiva y física concreta, respectivamente. Por eso, la técnica MS nos equilibra y alinea de inmediato con la realidad de nuestro cuerpo y mente, tal cual es, en el universo del aquí y el ahora.

Al meditar con la MS, no es el objetivo trascender hacia otro plano de existencia, sino fundamentalmente resetear el cerebro, desfragmentar la memoria y deshacer los cortocircuitos emocionales superficiales y más profundos que se alojan en el subconsciente. Alcanzar el nivel de no pensamiento, forma parte del impulso natural interno para deshacer el estrés. Es la Ley Universal operando cerebralmente, devolviendo la salud al sistema nervioso. Este trabajo deshace las impresiones mentales latentes, alojadas en el subconsciente en forma sutil y en modo de circuitos neuronales o sinapsis fijas, físicamente, que luego se transforman en acciones futuras, dando lugar a la ley de acción y reacción.

Por medio de la MS interrumpimos esta acumulación residual negativa y evitamos los malos hábitos antes que germinen. Todo hecho coloreado por las emociones, se imprime más profundamente en la memoria. El problema es que forma circuitos o sinapsis que luego permanecen cerradas y funcionando automáticamente, consumiendo energía cerebral parasitariamente y restando potencial general.

Estos circuitos emocionales se acumulan con los días, semanas, meses y años, como un virus, hasta reducir al mínimo la capacidad cerebral, llevando el nivel de estrés al máximo. La técnica MS deshace estos bucles emocionales, desfragmentando la memoria y liberándola de su carga emocional, dejando a las sinapsis nuevamente libres para receptar nuevos conceptos e información. De este modo evitamos la variación cíclica constante de la mente.

La fe es creer en algo que no se ve, o que no se puede probar. En cambio, mediante la MS nos ejercitamos en experiencia pura y aprendemos a reconectarnos mental y físicamente con la realidad del entorno en forma más alerta y relajada. La técnica trabaja para darnos la oportunidad de vivir en armonía con la naturaleza y al hacer esto, descubrir en forma normal a Dios en nuestro interior, dado que se trata de la Inteligencia que nos conecta con el Universo.

Al restablecer la plena salud cerebral indirectamente realizamos la iluminación del Buda y la unión con el Padre de Cristo. La MS nos permite vivir enfocados en la realidad de la Tierra y armonizados con los Cielos, al mismo tiempo, porque éste es el estado natural del cerebro sano y equilibrado.

Sin necesidad de ceremonias, cánticos y trances, la MS es una tecnología mental, con base científica, que amplifica el alcance de la propia conciencia, desde la mente individual a la colectiva y desde el egoísmo a la compasión. Reemplazando naturalmente en el proceso de la práctica los malos hábitos por virtudes, porque al desalojar el estrés del sistema nervioso restablece la paz y la bienaventuranza en el interior de la persona, la luz de su Yo superior, que ilumina cuando el cerebro funciona normal y sano, sin obstrucciones y sin fallos de energía. Se trata de una tecnología de Mental Fitness.

La MS opera mediante la atención. Esta hace foco en el mantra, e ignora a todos los demás pensamientos e imágenes que llegan a la mente. De esta forma el río incesante de los pensamientos se va calmando hasta desaparecer en la nada, en el mismo vacío en que se desintegra el mantra al disolverse en el Estado de Menor Excitación del Cerebro a onda Delta. En esta frecuencia se encuentra la fuente u origen de todos los pensamientos, la esencia de la inteligencia viva de cada ser, que se interconecta con la Totalidad. Al penetrar en estado consciente a esta capa funcional, la mente progresivamente se ilumina y armoniza. Lo individual y lo Absoluto se reintegran y resuelven en Uno.

La postura es equilibrada, de sentado. La respiración es suave, tranquila, profunda, abdominal. La atención es pasiva, permitiendo que se desplace de un objeto a otro, sin aferrarse a ninguno.

Aumento de la concentración, que corre paralela a una relajación cada vez más profunda.
. Variables psicofisiológicas de que se acompaña:

– reducción del ritmo respiratorio.
– reducción de la tasa cardíaca y nivel de lactato en sangre.
– reducción de consumo de oxígeno.

Esas reducciones pueden ir más allá del sueño profundo, o incluso del estado de hibernación.
Lograr una postura correcta es el 50% de una meditación exitosa. La espina dorsal debe estar alineada. Esto es a los efectos de evitar toda contracción o compresión de los nervios espinales que pueda ser causada por una postura incorrecta. Durante la concentración, el meditador controla el flujo de energía vital a través del eje cereboespinal y lo hace circular hacia los centros de conciencia más elevados que se alojan en el cerebro.

Los que posean piernas flexibles pueden sentarse a meditar en la postura de padmasana, con las piernas cruzadas sobre un cojín colocado sobre el suelo, o bien sobre una cama dura.

Para una postura fácil y cómoda lo recomendable es sentarse en una silla de respaldo recto y sin brazos. Deben apoyarse ambos pies completamente en el suelo, sin zapatos, y en lo posible sin medias, para que la circulación sanguínea trabaje activamente. La espina dorsal debe mantenerse erguida, el abdomen hacia adentro, el pecho hacia fuera, hombros hacia atrás, el mentón paralelo al suelo. Las manos deben descansar sobre las piernas, con las palmas hacia arriba, en la unión de los muslos con la región abdominal. La altura de la silla debe ser ajustada al largo de las piernas, caso contrario se producirá la tendencia de inclinar el torso hacia delante o hacia atrás.

Sobre la silla, en esta postura, es fácil sostener una posición firme pero a la vez relajada. Siendo posible mantenerse inmóvil y tranquilo durante tiempo prolongado.

Desde la posición de sentado se cierran los ojos y se centra la atención en el entrecejo, facilitando la mayor coherencia de ondas alfa en ambos hemisferios cerebrales.

La silla debe estar cubierta con una manta y un paño de seda que se extienda hasta el suelo por debajo de los pies, a los fines de aislar las energías procedentes del suelo. La orientación debe ser al norte o al este.

Si dispone de espacio destine una habitación como sala de meditación. De lo contrario utilice un rincón para ese único fin. Para iniciar la sesión puede encender un incienso. Alinee su cabeza, mentón y espalda, en forma recta. Realice tres respiraciones profundas completas, inspirando primero llenando la zona baja, luego la intermedia y la alta de los pulmones. Retenga contando hasta 20. Expire contando 20. Mantenga los pulmones vacíos contando hasta 10. Vuelva a inspirar contando 20. Realice tres ciclos completos.

Repita mentalmente uno de estos dos mantras genéricos: Shyam, que significa Dios, o Aing, que significa Madre Divina. No mueva la lengua ni los músculos de la garganta. Permita al mantra fluir libremente. Su atención está centrada en repetir el mantra, permanezca consciente de forma pasiva. Cuando se presenten pensamientos o imágenes, deje que pasen de largo. Vuelva a enfocarse sobre el mantra suavemente, sin esforzar la atención. Mantenga la Atención en Estado de Alerta. Al cabo de varios minutos, usted ingresará naturalmente en el Estado de Atención Relajada, con la mente inducida a dejarse llevar por el efecto del movimiento del mantra. A esta fase sigue el estado de Atención Pura, que carece de pensamientos, es cuando se ingresa en el estado de Conciencia Equilibrada y se alcanza Superconciencia.

mq
Durante la práctica procure que la atención esté dirigida a la respiración. La misma debe ser lenta, suave, tranquila. Observe cómo sube y baja el abdomen (signo de que la meditación es profunda). Focalice al mismo tiempo en la palabra o sonido mental que está sosteniendo la vibración en su cerebro. Es algo que se repite en silencio, y asociado a la respiración.

Tome conciencia de la respiración: Es recomendable caer en cuenta de que cuanto más profunda es la relajación, la respiración se vuelve más tranquila, más lenta, más suave. Cuando el pensamiento cesa, la respiración se vuelve: más tranquila, más lenta, más suave.

El aire entra y sale. Permita que fluya de manera natural. Puede presentarse un suspiro, no se alarme, esto se debe a la necesidad de compensar el bajo nivel de oxígeno que se consume. No pierda el nivel de atención.

La respiración forma parte de la circulación del Tao esencial, el flujo natural de la Totalidad. Vivencie todas las fases del proceso:

1. Yo respiro
2. Yo soy respirado
3. Respiración, algo que sucede sin más, sin que yo haga nada.
4. Centro de atención: zona localizada unos 5 cms. por debajo del ombligo. El abdomen se mueve, me fijo como ocurre.

Si aparecen pensamientos no me acerco a ellos, dejo que fluyan, sin más, los observo de forma pasiva y distanciada.

Contar hasta diez, especialmente en cada inspiración, y asociándolos cada vez con un nivel de relajación más profundo. Se puede ir visualizando cada número en ese centro de equilibrio del abdomen.

Lo esencial de la técnica es repetir el mantra mentalmente, para producir el efecto relajante, eliminando los deseos de todo tipo, con la mente calmada y en perfecto equilibrio. Los monjes Zen usan la palabra japonesa Mu, que significa nada.

El tiempo de la práctica es de 30 minutos una vez por la mañana al levantarse y una segunda vez por la tarde, a eso de las 19 horas. De esta forma el efecto de mayor coherencia cerebral de ondas alfa se extiende durante la mayor parte del día y se obtiene un cerebro más alerta y eficaz todo el tiempo.

Al practicar la MS es natural que aparezcan múltiples pensamientos. Esto se debe a liberaciones de tensiones de estrés por parte del organismo y del sistema nervioso. Al relajarse estas tensiones asumen la forma de pensamientos. Mediante la técnica permitimos que fluyan libremente y se disuelvan, deshaciendo los núcleos de estrés que se encontraban enquistados.

POSTURA FÁCIL Y CÓMODA

sentado

Para practicar la meditación se puede estar sentado en posición de loto, para los que dominan esta postura ideal, o simplemente sentado en una silla en una posición cómoda, procurando que la columna vertebral esté derecha, libre, los ojos cerrados, cabeza erguida y mirando en dirección al frente, las manos reposando entre las piernas, puede ser con las palmas vueltas hacia arriba, la izquierda debajo y la derecha encima, preferentemente sin objetos metálicos en contacto directo con el cuerpo, sin objetos electrónicos, en lo posible usando ropa cómoda no ajustada y sin impedir una normal circulación sanguínea, lo ideal es ubicarse en dirección al este (flujo iónico solar sobre la atmósfera).
Lograr una postura correcta es el 50% de una meditación exitosa. La espina dorsal debe estar alineada. Esto es a los efectos de evitar toda contracción o compresión de los nervios espinales que pueda ser causada por una postura incorrecta. Durante la concentración, el meditador controla el flujo de energía vital a través del eje cereboespinal y lo hace circular hacia los centros de conciencia más elevados que se alojan en el cerebro.
Los que posean piernas flexibles pueden sentarse a meditar en la postura de padmasana, con las piernas cruzadas sobre un cojín colocado sobre el suelo, o bien sobre una cama dura.
Para una postura fácil y cómoda lo recomendable es sentarse en una silla de respaldo recto y sin brazos. Deben apoyarse ambos pies completamente en el suelo, sin zapatos, y en lo posible sin medias, para que la circulación sanguínea trabaje activamente. La espina dorsal debe mantenerse erguida, el abdomen hacia adentro, el pecho hacia fuera, hombros hacia atrás, el mentón paralelo al suelo. Las manos deben descansar sobre las piernas, con las palmas hacia arriba, en la unión de los muslos con la región abdominal. La altura de la silla debe ser ajustada al largo de las piernas, caso contrario se producirá la tendencia de inclinar el torso hacia delante o hacia atrás.
Sobre la silla, en esta postura, es fácil sostener una posición firme pero a la vez relajada. Siendo posible mantenerse inmóvil y tranquilo durante tiempo prolongado.
Desde la posición de sentado se cierran los ojos y se centra la atención en el entrecejo, facilitando la mayor coherencia de ondas alfa en ambos hemisferios cerebrales.
La silla debe estar cubierta con una manta y un paño de seda que se extienda hasta el suelo por debajo de los pies, a los fines de aislar las energías procedentes del suelo. La orientación debe ser al norte o al este.
Afirmada la postura, para relajar preventivamente tensiones físicas usted puede realizar dos inspiraciones cortas, seguidas de una larga, retener el aliento contando hasta 10 o 20, hasta donde le resulte cómodo, mientras lo hace debe tensar primero levemente el cuerpo desde los dedos de los pies hasta los músculos de la cabeza y pasar de ahí a una tensión moderada y finalmente alta, sintiendo que todo su cuerpo vibra con la tensión, luego proceda a soltar el aliento repitiendo la misma cuenta, en forma lenta por la boca y al hacerlo, invierta la relajación muscular de todo su cuerpo, descendiendo de una tensión o contracción alta a una moderada y luego a una leve.
Al completar la expiración disfrute de una breve y completa relajación. Repita todo el ciclo de 3 a 5 veces, de 5 a 10 veces, cuando soporte fuertes dolores musculares… Ahora sí, comince con la técnica seleccionada de meditación y concentración.


*La Meditación Sináptica consiste en un mantra personalizado por fecha de nacimiento. Aquí se proporcionan 3 mantras universales como introducción a la técnica.

Link para consultar el e-book online

barra

Imagen1

f m ms

barra

guille-1

Lo que hace mover los pulmones para que se llenen de aire es la bioenergía que llega mediante los canales nerviosos a los músculos. Mediante la concentración en la respiración se puede lograr aprender a regular la bioenergía.

Esta relación entre los pulmones y la bioenergía puede ser controlada por la voluntad consciente en forma más fácil que por ejemplo los latidos del corazón, de ahí que los ejercicios de respiración rítmica sean los más adecuados para controlar la bioenergía.


Las personas sanas y que han aprendido a recargarse de mayor intensidad de bioenergía en sus cuerpos, pueden curar a otros por contacto o a la distancia, dado que toda fuerza puede transmitirse de un lugar a otro.

No hay una separación física real entre cualquier cuerpo humano y el sol, toda fuente de energía impregna el espacio y todos los objetos que se encuentran en él.


Mediante control de la voluntad puede ser elevada la intensidad de vibración de la bioenergía y esto puede usarse para distintas tareas. Asimismo al percibir la bioenergía uno se hace apto para percibir los desequilibrios energéticos en el cuerpo y adquiere capacidad para corregirlos, de modo que el estado de salud general se beneficia.

La enfermedad aparece por exceso de bioenergía o por su falta. Al incrementar la sensibilidad y capacidad para dirigirla, el yogui puede volver a equilibrar cualquier parte del sistema de su cuerpo. Al igual que lo hace externamente la acupuntura con sus agujas sobre los centros y canales nerviosos.


Mediante la concentración o la meditación pueden controlarse todas las corrientes de bioenergía que circulan por el cuerpo y absorber energía extra del exterior.

La intensificación de la acción permite acelerar la evolución y el yogui aprende a controlar niveles de energía más y más elevados, en menor tiempo. Así una evolución de siglos o cientos de miles de años puede tener lugar en pocos años.

sol-om-1

maitreya-1

posturas

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s